Reseña: Los Cuatro Fantásticos

Fanstastic Four

Fantastic Four: Solo existe Doom para esta película.

Familia, aventura, descubrimiento, 3 conceptos que siempre han sido parte de los Cuatro Fantásticos desde su creación en los 60’s. Aventuras coloridas, llenas de historias fascinantes, viajes a lugares insólitos y sobretodo la dinámica entre sus personajes principales, caracterizados por no ser sólo un equipo, o una unidad, sino una familia. Ninguno de estos elementos hizo la transición de manera satisfactoria al reboot dirigido por Josh Trank, el cual parece que carece de vida, identidad y falta en el desarrollo de sus personajes.

Mientras que las dos películas anteriores, abrazaron abiertamente sus raíces y el material en que están basadas, los resultados en aquella ocasión fueron decepcionantes, principalmente en cuestión de casting y el tono campy al que llegaban en ocasiones, eso sin contar lo pobre versión que tuvimos de Galactus. Sin embargo, aun con sus errores, esas películas lograron captar de mejor manera varias cosas claves, como lo es la dinámica entre los personajes e incluso su desarrollo, planteamiento y  en ciertos aspectos me atrevo a decir, al Dr. Doom.

Ultimate FF sirvio como inspiración

No considero que la película sea un completo desastre, he visto peores filmes basados en cómics y que no recibierón tanto trash talk a su estreno como esta película. Más bien pienso que es algo mediático en su mayor parte y que está siendo juzgada muy estrictamente tomándose como referencia las películas de Marvel Studios. También está la expectativa provocada de  vivir en una época donde tenemos varias películas basadas en cómics al año, donde al ser una de las franquicias que más potencial tiene en pantalla grande, muchos esperábamos que nuestras esperanzas de ver una película digna de la primera familia de Marvel se vieran realizadas. Sin embargo, el resultado fue otro.

Durante la película, no me encontré aburrido, bostezando o frustrado en ningún momento, simplemente me encontré mirando a la pantalla y la película; su historia, sus personajes, la acción, etc. No consiguieron despertar ningún tipo de respuesta de mi parte o de la audiencia de la sala. Fue algo que pasó por dos horas y  al salir de la sala quedó desechado de nuestras mentes (a menos que la recuerden por el disgusto).

¿Pero, por qué la reacción, qué salió mal?

¿Dondé Quedo esto?

La película sigue principalmente a Reed Richards (Milles Teller) y el cómo su interés por la ciencia y la idea de que su trabajo marcara una diferencia. Lo pone en la mira de la fundación Baxter, para colaborar en un proyecto el cual consiste en descubrir y desbloquear el potencial de viaje Interdimensional, lo que lo lleva a conocer a Sue Storm (Kate Mara), a su hermano Johnny Storm (Michael B. Jordan) y Victor Von Doom (Toby Kebell), uniéndose al final Ben Grimm (Jamie Bell) aquí, amigo de Reed desde la infancia.

Sin embargo al tiempo que transcurre la película, uno se puede dar cuenta de que la dinámica que uno esperaría entre los personajes es vacía y prácticamente nula. Los personajes tristemente, se convierten en vehículos para llevar la historia del punto A al punto B, sin que estos se desarrollen en el proceso. A pesar de las escenas que comparten, nunca hay una sensación de que se llegaron a conocer a tal nivel como para embarcarse en una misión peligrosa con esas personas. Lo más cercano que tenemos a una dinámica, es entre Reed y Ben, su amistad es casi, solo casi, perceptible debido a un par de escenas al comienzo, sin embargo el lazo entre estos dos se deja de lado y se vuelve a tomar arbitrariamente por un par de líneas. Mismo caso entre la familia Storm. ¿Qué caso tuvo realizar un cambio tan controvertido como cambiar de raza de Johnny y hacer a Sue adoptada si a su relación de hermanos y situación no se explota y se le dedica más allá de un par de líneas?, bien pueden ser dos extraños que se conocieron en la Fundación y la película seguiría funcionando igual. Lo mismo en general para el resto de los protagonistas, Ben queda completamente de lado por un tiempo y reaparece para unirse al equipo de una manera que parece sacada de la manga. Victor por otro lado, se introduce como un personaje interesante que comparte ciertos matices con su contraparte del cómic, como la arrogancia, complejo de superioridad y una rivalidad con Reed, pero como muchas otras ocasiones en la película, está solo alude a situaciones, que pudieron servir para hacer a estos personajes mejores. Aquí solo se nos da un pequeño vistazo a su pasado y se intuye que tiene una fijación por Sue, algo que pudiera haberse usado en el acto final. Sin embargo, una vez mencionado eso, estas ideas se dejan de lado en favor de avanzar la historia.

¿Doom, eres tú?

Ese es uno de los grandes problemas de la película, está llena de Vestigios y alusiones a situaciones o relaciones a las cuales no se le dedican más de un par de líneas de diálogo para seguir con la historia. La película nos quiere mostrar… no, más bien convencer, con muy poco que por ejemplo Reed y Ben son mejores amigos, que existe un grado mínimo de atracción entre Reed y Sue y que Victor confía en ella, pero nunca sabemos porqué. Los personajes no actúan como si lo que dijeran en verdad pasó o la relación que existe entre ellos fuera genuina. Esto pasa durante toda la película, solo se hace mención y se desechan las posibles subtramas para seguir adelante.

Josh Trank es un buen director, nos lo ha demostrado con películas como Chronicle, la cual resultó una grata sorpresa y le valió ganarse la silla de director en este filme. Pero este proyecto está plagado por todos lados de fallas, interferencia del estudio y pequeños vistazos de lo bueno que pudo haber sido este proyecto de haber sido las cosas de otra manera. El casting no fue malo, lo considero acertado y los actores son buenos, el problema es el material que se les dio para trabajar y la ejecución de dicho material.

Joah Trank Director de Los Cuatro Fantásticos

Cada parte de la película tiene sus propios problemas, siendo la más evidente la última. Después de la escena del incidente y la transformación se da un salto de un año después los que deja a los personajes en situaciones distintas, mayormente acostumbrados a lo que se convirtieron. Estas situaciones simplemente se nos plantean de golpe, y gracias al salto de tiempo nunca fuimos testigo de momentos que pudieron ser de interés, como el sentir de los personajes después del incidente, traumas o el descubrir cómo usar sus poderes. A partir de estas secuencias, todo se va directamente al caño.

Comenzando con Doom. Aquí no es remotamente ni la sombra del gran personaje que es hoy en día. La idea de que su traje de contención se derritiera y se fusionara a su cuerpo es buena y justificaría el look ¨metálico o de armadura¨ pero el resultado fue espantoso. Por ponerlo lo más claro posible, Doom parece una momia de Guanajuato, vale, he visto mejores momias en Halloween, parece que está cubierto de engrudo o una piñata a medio hacer, se ve barato, como algo  salido de una película barata de ciencia ficción de los años 50’s. El único momento relevante y que puedo decir que disfruté es donde va caminando por los pasillos oscuros, explotando las cabezas de cualquiera que se le cruza. Pero eso no es todo, más allá del look del personaje, su actitud y su motivación son ridículas, es un personaje completamente diferente del que se nos presentó antes, robótico, sin sentido. Su justificación para destruir el planeta es de risa y no mientras la veía no deje de preguntarme cosas como: ¿Por qué se dejó traer de vuelta para querer regresar en cuanto despertó? o, si al parecer su poderes no tienen límite ¿Por qué no se libró de los 4 Fantásticos de la manera en que elimino al staff de la base o al Dr. Storm? Ese tipo de cosas llaman la atención de tan ridículo que resulta el personaje.

La confrontación final con Doom pasa sin pena ni gloria y puede decirse que es la única dosis de acción con poderes que tenemos aquí. Es en este momento donde se hace notar otro problema grande. Un cambio de enfoque y género extremadamente brusco para la película, convirtiéndola de la nada en un ¨intento¨ de película de superhéroes al agregar acción con poderes y efectos, desentonando completamente con el resto de la película.

Y hablando de efectos, el CGI de la Mole, es un poco excesivo, algo que quizá hubiera funcionado un par de años atrás y el  diseño no es del todo agradable. Parece un muñeco de acción derretido. Creo que me agrada más el look con traje que usó Michael Chiklis, la textura era rara, pero me parece que funcionaba. Definitivamente se pudo haber trabajado más, basta con ver el gran paso que Marvel Studios dio con el CGI de Hulk desde Incredible Hulk en 2008 hasta su apariencia en Avengers en 2012, alcanzando un foto realismo y balance con el uso de la computadora. 

Podría definir la película como digerible (muy apenas) y pienso que las únicas personas que podrían llegar a encontrar algo de entretenimiento en este filme, son aquellas personas que no van infectadas por el hype que pudo haber tenido o que solo van a ver el estreno de la semana sea cual sea y sin tener expectativas, o que de plano no sepan quienes son los 4 fantásticos.

Estos personajes tienen un potencial enorme para la pantalla grande y merecen mejor. Si es que llegan a decidir realizar una secuela, la cual incluso ya tiene fecha (si se atrevieron con Ghost Rider y Nic Cage) no creo que sea necesario un recast, pero si un enfoque nuevo en la dirección, menos interferencia del estudio y por supuesto haber aprendido de esta mala experiencia. Por lo menos habrán sorteado todo el rollo del origen y quizá se nos presente en un futuro a unos 4 Fantásticos  establecidos como la familia que son. Por el momento no nos queda más que resignarnos y quedarnos con el trago amargo que no dejo este reboot, esperando que el estudio haya aprendido de sus errores y tener esperanza de que algún día se les haga justicia a estos personajes.

Lo bueno 

+Es tolerable, ha habido mucho peores.

+Doom reventando cabezas mientras camina por los pasillos.

Lo malo

Cero dinámica entre personajes y desarrollo.

Doom luce barato y sus motivos son ridículos.

El aspecto de La Mole.

No provoca ningún tipo de emoción.

Comments

comments

Yofo

Yofo

Diseñador Gráfico, ilustrador y colaborador en Guacamole Magazine. Para mí los cómics son como éxtasis para mi imaginación, junto con el cine, son mis pasiones ya que siempre hay algo emocionante que esperar. Mi genero favorito es la ciencia ficción, especialmente la que que tiene un toque de realidad en sus bases. Gamer veterano, (PSN id: Warsong) disfruto especialmente los FPS y juegos de aventura. Amante de la música de los 70's y 80's siendo mi artista/banda favorita Queen. Entre mis pasatiempos se encuentran la ilustración digital y el paintball.

2 comentarios sobre “Reseña: Los Cuatro Fantásticos

Deja un comentario

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com